Alcorcón en las Redes Sociales

Los okupas de la “Eskuela taller” muestran las lesiones ocasionadas por la policía nacional tras su desalojo

Bajo una pancarta con el rótulo “Basta de represión, contra la brutalidad policial”, varios de los okupas desalojados por la policía nacional el pasado 8 de abril del edificio de la “Eskuela taller” tras diez años de ocupación, han ofrecido su versión de los hechos mostrando fotografías con las lesiones sufridas tras su desalojo.

Durante la rueda de prensa ofrecida el pasado lunes, los okupas relataron el proceso de desalojo y la posterior manifestación que dio lugar a las detenciones, mostrando fotografías donde podían verse fracturas, cejas partidas, muñecas rotas, grapas en la cabeza, derrames, moratones y bultos por todo el cuerpo.

Una de las participantes en la manifestación, que se convocó a través de distintas redes sociales el mismo día del desalojo, asegura que “mientras golpeaban a las personas gritaban con un visible odio, profiriendo insultos:

A una chica la golpearon sin parar en la puerta de un bar, hasta que los clientes que también fueron aporreados la consiguieron meter dentro para salvarla de la brutal paliza que estaba recibiendo. A otro le dieron con la culata de la bocacha en todo el ojo, fue posteriormente pateado y su compañera, allí presente, se echó encima para que no le golpearan más y la partieron la muñeca a golpes. A otro de los ponentes de la rueda le rompieron el brazo y le golpearon repetidas veces la cabeza contra la furgoneta.

Los okupas califican la actuación policial del pasado 8 de abril como un “ensañamiento sin precedentes y sin justificación alguna” y aseguran que no hubo ningún destrozo, ni un policía herido ni golpeado: “La dureza con la que se emplearon y los comentarios vertidos mientras pegaban a los agredidos, deja ver claramente las ganas de venganza de la UIP y la campaña de la señora Cifuentes con ese discurso de “Querían cargarse a un policía” palabras que lleva repitiendo en todos los foros y medios desde el 22M.

A través de un comunicado los ocupas culpan al Gobierno Municipal dirigido por David Pérez de su desalojo, asegurando que el “acoso” comenzó con identificaciones con el fin de imputar a las personas que hacían uso del espacio tras una denuncia de la compañía eléctrica, que se archivó por falta de pruebas.

La jornada se saldó con cuatro personas detenidas y más de diez heridos que tuvieron que ser atendidos en el Hospital de Alcorcón.

Share

20 abril, 2014. Archivado en Portada.