Alcorcón en las Redes Sociales

La residencia de discapacitados Francisco Sánchez será gestionada por una ONG

El alcalde de Alcorcón y senador por Madrid, Enrique Cascallana, explicó ayer los motivos que han llevado al Gobierno Municipal a adoptar la decisión de conceder la gestión de la residencia para discapacitados Francisco Sánchez a una asociación no gubernamental.

“No hemos llegado a un acuerdo con la Comunidad de Madrid y la residencia lleva recepcionada desde el 24 de abril de 2009. Lo que significa que familias de gravemente afectados llevan esperando una plaza en este centro, una vergüenza”, ha destacado el regidor, quien ha explicado que “se trata de un continua obstaculización del Gobierno regional a este proyecto”, llevado a cabo con presupuesto íntegramente municipal a pesar de que la competente es la Comunidad de Madrid.

Cascallana ha explicado que el centro cuenta con “56 plazas para gravemente afectados, 50 para no gravemente afectados, un centro ocupacional con 75 plazas y un centro de día con 76 plazas. Y todas estas familias están a la espera de ser atendidos”.

El alcalde también ha señalado que diferentes asociaciones se han puesto en contacto con la Comunidad de Madrid y “al parecer a ellos sí les atiende, a quien les ha comentado que no se pone en marcha la residencia porque el Ayuntamiento no la amuebla. Se trata de excusas porque no quieren que haya residencia”.

Este pliego es por 25 años y “la concesión de este servicio se hará a asociaciones no gubernamentales o a empresas que cuenten con 3 años de experiencia en el sector”, ha explicado Cascallana quien también ha señalado que “en el pliego se contempla que los tres primeros meses de la concesión tiene que estar equipada la residencia y, posteriormente, la idea es que abra en septiembre y que en dos años esten en marcha todas las plazas en su totalidad”.

Asimismo, Cascallana ha asegurado que se trata de un proyecto que creará unos 300 puestos de trabajo por ello “en el pliego se plantea que sea fundamental, que al menos un 10% de esa plantilla sea de trabajadores con alguna discapacidad. Y lo que más se valora es que se supere ese 10 por ciento, ya que el 50 por ciento de la puntuac¡ón de ese pliego tiene que ser la inserción de las personas con discapacidad”. De esta manera también se cumple el requisito de la inserción laboral de este colectivo social.

Por último, Cascallana ha señalado que “ya que la Comunidad de Madrid no quiere ponerse de acuerdo con el Ayuntamiento, lo tendrá que hacer con alguna organización y así poner en marcha el proyecto. Se trata de una obstaculización permanente del Gobierno regional”.

Share

1 febrero, 2011. Archivado en Actualidad.