Alcorcón en las Redes Sociales

EMGIASA, la empresa pública de la vivienda de Alcorcón, a la espera de la resolución judicial que determine su liquidación

El Consejo de Administración de la Empresa Municipal de Gestión Inmobiliaria de Alcorcón (EMGIASA) ha aprobado esta mañana las cuentas del año 2013, que arrojan un resultado de explotación negativo de -7,5 millones de euros. Los ingresos han alcanzado los 36.100.912,16 euros y los gastos los 45.056.025,01 euros: Pese al saneamiento realizado por el equipo de Gobierno actual, la empresa pública de vivienda de Alcorcón se enfrenta a un proceso de liquidación.

En la reunión de dicho Consejo, el equipo de gestión ha informado de que “la propuesta de convenio no ha alcanzado la mayoría Legal necesaria, al haber sido objeto de abstención dicha propuesta por parte del colectivo de acreedores formado por los propietarios de la expropiación del Ensanche Sur de Alcorcón. Este colectivo no ha aprobado la propuesta de convenio, tras haber sido objeto de reconocimiento de los créditos ordinarios de que son titulares a fin de no quedar afectados por la quita y espera del Convenio”.

En definitiva, la Propuesta de Convenio de EMGIASA, con su Plan de Viabilidad, no ha sido aceptada por los acreedores con los que más deuda tiene, por lo que la empresa municipal está a la espera de la resolución judicial que determine la liquidación de la misma.

Las dificultades económico-financieras por las que atraviesa la empresa pública, heredadas del anterior equipo de Gobierno, llevaron al equipo actual a solicitar el concurso de acreedores

El equipo de gestión de EMGIASA, desde junio de 2011, ha tomado distintas medidas de eficacia, rigor y transparencia con el fin de garantizar la viabilidad de la compañía, si bien, se encontró una situación económico-financiera de práctica quiebra técnica, con una deuda de 333 millones de euros generada durante el anterior mandato, que le obligó a solicitar el concurso de acreedores.

EMGIASA ha seguido funcionando con total normalidad en estos tres años, finalizando obras -muchas de las cuales debieron haberse terminado antes del año 2011-, entregando viviendas y potenciando el servicio de atención a los ciudadanos.

Sin embargo, la deuda heredada, gran parte de ella debida a la construcción del CREAA, un edificio que ni siquiera contaba con un plan de viabilidad, ni un plan de financiación; la llegada de cientos de sentencias que obligan a EMGIASA a abonar 38,5 millones de euros más a antiguos propietarios de terrenos del Ensanche Sur a los que la anterior Corporación expropió por un valor muy inferior al que correspondía; y la crítica situación del mercado inmobiliario abocaron al actual equipo gestor a promover el preconcurso y posterior concurso de acreedores.

La deuda de la empresa pública ascendía a 333 millones de euros cuando se hizo cargo de la misma el actual equipo directivo, gran parte de ella debida a la construcción del CREAA

El 6 de febrero de este año la Junta General de Accionistas de EMGIASA aprobó la Propuesta de Convenio, al que acompañan un Plan de Viabilidad y un Plan de Pagos. Dicho convenio proponía a los acreedores una quita del 30 por ciento sobre el importe nominal de la deuda, abonando el 70 por ciento restante en un plazo de 7 años. Los acreedores comenzarían a cobrar ya el primer año tras la aprobación del Convenio, a razón de un 14,28 por ciento por año, y permitiría a la empresa continuar con su normal actividad. Si bien la adhesión de los acreedores al Convenio les garantizaba el cobro, la liquidación de la empresa no se lo garantiza.

Pese a los acuerdos alcanzados en estos tres años con acreedores, la renegociación de préstamos con entidades bancarias y distintas cancelaciones hipotecarias, entre otros, Emgiasa sigue careciendo de la liquidez necesaria

El valor de liquidación de EMGIASA, a fecha de hoy, es difícilmente calculable, debido a la complejidad de sus activos (CREAA, cuya construcción aún no ha finalizado debido a la falta de fondos; y las más de 5.000 plazas de aparcamiento y casi 100 locales comerciales de difícil venta por la situación del mercado y que, posiblemente, serán objeto de subasta

Share

28 marzo, 2014. Archivado en Economía y Empleo,Portada,Urbanismo y Vivienda.