Alcorcón en las Redes Sociales

La Cabalgata de Reyes dispondrá de un dispositivo de seguridad para evitar que se produzcan accidentes durante el recorrido

El Gobierno Municipal no quiere accidentes en la noche más mágica del año y ha encomendado a la Concejalía de Seguridad el despliegue de un dispositivo de seguridad para garantizar la seguridad de los asistentes a la Cabalgata de Reyes más importante de la región después de la capital, en la que está prevista la participación de más de 40 carrozas.

El itinerario de la Cabalgata de Reyes, cuyo comienzo está previsto a las 18:00 horas, discurrirá por la Avenida de la Libertad con la calle Carballino, para continuar por Derechos Humanos, Porto Cristo, Alcalde José Aranda, Avenidad del Oeste, avda. Retamas, calle Alfredo Nobel, calle Mayor, hasta Plaza de España.

A lo largo de todo el recorrido unas 5.000 personas participarán en su organización, habiéndose dispuesto que todas las carrozas y vehículos participantes en la Cabalgata vayan flanqueadas en ambos laterales por personal a pie debidamente identificado, cuyo cometido será impedir que nadie, especialmente niños, se acerque o invada la zona de tránsito y evitar el más mínimo riesgo de atropello o incidente.

Con más de 40 carrozas, 35 asociaciones participantes, 5.000 personas en la organización y 2.000 caramelos, la Cabalgata de Alcorcón es, según ha asegurado el concejal de Cultural, Luis Galindo, “la más importante de toda la región, tras la que se celebra en Madrid capital, por la cantidad y calidad de las carrozas participantes y por el volumen de personas que participan”.

Todos los miembros de las carrozas participantes han recibido instrucciones desde la Concejalía de Seguridad para que, a la hora de arrojar caramelos al público, los lanzamientos se dirijan hacia la zona de espectadores, teniendo especial atención y cuidado para que no caigan en la zona de la calzada, y mucho menos en la de paso de los vehículos.

Con estas medidas, el Ayuntamiento de Alcorcón quiere evitar la menor posibilidad de que se produzca cualquier tipo de accidente motivado por la propia excitación de los niños en su afán de recoger los caramelos y dulces que caen desde las carrozas.

Share

3 enero, 2015. Archivado en Portada.